La Tía que quiero pasa de mí… y tú riéndote es una novela arriesgada, controvertida y polémica. Una historia joven, honesta y cruda en cualquier caso.
Ambientada en la Sevilla que corría entre 1998 y 1999, narra el devenir de Liberto, un chaval de veintidós años perdido en una “generación de perdedores”, como él mismo quiere llamar, donde las botellonas ya se hacían las reinas de la noche, y donde la droga, la superficialidad en las relaciones, la soledad y la inseguridad llenan de vacío y desesperanza la vida del protagonista.
A través de sus confesiones, Liberto nos lleva por el año que marcará un antes y un después en su vida. Su sentir en la ciudad en la que vive y se ahoga, la Feria de Abril, la Semana Santa, sus estudios universitarios carentes de verdadero interés y llenos de un futuro incierto, sus “amigos”, el cine y la música que le apasionan, su Vespa, el sexo y los bares y noches de aquella Sevilla que se adentraba en este siglo XXI, son el escenario en el que Liberto se pierde y busca, mientras que, en su neurosis, realiza un trabajo de investigación sobre la mujer  y sueña con aquella que lo saque de tanta desesperanza.
La novela destapa las claves del sentir de la juventud, y la inseguridad y violencia que fluía por sus venas en aquellos años, semilla de los que ahora vive la hoy llamada “generación perdida”.
Liberto hará cómplice al joven lector y llevará al adulto a preguntarse quiénes son los culpables de la realidad y crisis que hoy se vive.