“Mi experiencia con Dauro”, de Francisco Javier Sánchez Manzano

El Dios de la Ira - Francisco Sánchez Manzano

Lo mejor de la vida aparece de forma inesperada. Un encuentro casual, una llamada telefónica…

 HACE CUATRO AÑOS

Había reunido algunas experiencias positivas en el campo del relato y me sentía preparado para afrontar el reto de escribir un libro. Mi motivación surgió de un pensamiento recurrente. Imaginé que un hijo mío, dentro de veinte años, encontraba unos folios olvidados en un cajón y los leía. Era como viajar en el tiempo: alguien que aún no existe me servía de inspiración. Al fin y al cabo, eso es lo bueno de las palabras escritas, que nunca envejecen, que permanecen para siempre. Si finalmente los folios no se transformaban en libro, al menos quedaría el orgullo de un reto cumplido y la ilusión de un pequeño legado sin fecha de caducidad. Así, con una fe inquebrantable, nació El dios de la ira.

 HACE UN AÑO Y MEDIO

Una mañana de finales de junio, mientras hacía algunos recados por el centro, me quedé observando un pequeño local. El azar me había llevado hasta la sede de Ediciones Dauro. Tras unos segundos de desconcierto, me acordé de mi manuscrito. ¡Tenía que dejarlo allí! Sabía que no debía hacerme demasiadas ilusiones, pero se trataba de una oportunidad magnífica que no pensaba desperdiciar. Al día siguiente crucé la puerta del mundo de los sueños con una copia de El dios de la ira.

Un par de semanas antes había enviado la obra a algunas editoriales, consciente de que al tratarse de un autor novel mis opciones eran escasas, pero el primer contacto con Ediciones Dauro fue especial. Le dejé el texto a María José. Me dijo que tardarían unos meses en leerlo y que me llamarían para darme una opinión. Me quedé con buenas sensaciones, aunque convenía ser cauto: no es sencillo entrar en el mundo editorial y cabía la posibilidad de que ni siquiera contestaran. Sin embargo, en mi caso fue justo como ella me había dicho.

A mediados de septiembre había decidido ir a París con mi mujer, que es una fanática del arte egipcio. Allí estábamos los dos, en el Louvre, rodeados de hordas de japoneses locos por la fotografía cuando recibí la llamada. Y sucedió una conversación mágica que parecía sacada de alguna película. ¡No podía creer que me estuviera pasando a mí! Fue un momento inolvidable.

Les había gustado la novela. En realidad, el mero hecho de que alguien se hubiese tomado la molestia de leerla ya era un triunfo.

Unos días más tarde me reuní con María José y enseguida estuvimos de acuerdo: el libro iba a publicarse.

 AHORA

Desde entonces me he sentido muy arropado por todo el equipo de Dauro, un grupo de profesionales de talento, comprometidos con su trabajo, que me ha guiado en un mundo que desconocía por completo. La sede de la editorial es una oficina no demasiado grande, pero la gente allí sabe muy bien lo que hace: el diseño de la portada quedó fantástico y las correcciones mejoraron la obra. Además, gracias a ellos pude presentar la novela en un escenario inmejorable. Tengo claro que, sin sus consejos y su ayuda, El dios de la ira no habría sido lo mismo.

No me cabe duda de que los chicos de Dauro (o quizá debería decir las chicas) apoyan a los nuevos autores y que sus mentes están en constante movimiento, llenas de ideas y de proyectos interesantes, como las jornadas literarias de noviembre. Verdaderamente ha merecido la pena compartir mi esfuerzo con ellos. Ha sido una experiencia enriquecedora con la que he aprendido mucho.

Ahora puedo decir con orgullo que si dentro de unos años alguien descubre algo escondido en un cajón de mi casa, ya no será un montón de folios, sino un libro. Un libro de Ediciones Dauro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s