PENSAMIENTOS PARA SONREIR_cubiertaOs dejamos con unas líneas del libro Pensamientos para sonreír moderadamente, escrito por Carlos Leal Solar. Esta muestra de escritura pertenece a la primer parte Si no lo leo no lo creo:

  • Anzuelo. Como todo el mundo sabe, un buen libro debe comenzar con algo que enganche.
  • Paciente de operación cardíaca implora a Dios «con todo su corazón» cuando, con añoranza y sedado, ve llevar lejos de él la víscera recién extraída.
  • En la torre de Babel no existían cotilleos.
  • Las comas son el respirar de las frases, le dijeron una vez. Hoy ha llenado el texto de ellas, y lo ha hecho al aplicarse a escribir inmediatamente después de finalizar sus ejercicios de gimnasia. 
  • El estornudo es el hipo del aura. 
  • Érase un capitán daltónico demasiado orgulloso para reconocerlo. Cierto día en que el enemigo izó la bandera blanca, ordenó a un soldado ir a por ella y lavarla. Cuando observó que el militar echaba lejía hizo un alto en la batalla. 
  • Soldado tartaja acribillado a balazos al errar el santo y seña. 
  • Un supuesto mudo resulta ser un vago redomado: a los cuarenta años confiesa que no ha hablado antes porque para ello es preciso espirar con cierto énfasis. Estas declaraciones las hace pronunciando malamente y aprovechando un acceso de tos. 
  • La persona activa es aquella con desgana de no hacer nada.
  • Una noche tan oscura, que hasta las personas que se golpeaban la cabeza, en vez de ver estrellas sospechaban agujeros negros.
  • Aquel ciego conocía el interior de la gente únicamente por su voz, pero al mudo sólo lo pudo conocer el día que le operaron a corazón abierto y el cirujano le dio permiso para introducir su mano entre las vísceras.
  • Lanzó su última granada en su última guerra y se la devolvió su último perro.

Un comentario en “Muestra de escritura de “Pensamientos para sonreír moderadamente”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.