LA NUEVA OBRA DE RUBÉN CALVO

Canto XXIII verso 70

Si de saber
lo que luego fueron
todo torrentes de conocimiento, hubiese cincelado
un HASTA AQUÍ y habría salido huyendo.
Si la esperanza
me hubiese quebrado
los ojos tiernos,
habría cortado
para SIEMPRE
tus soles secos de enero.
A mitad de camino me perdí.
A mitad de camino te lloré.
A mitad de camino huí.
A mitad de camino seguiré.

Husmea la muerte
corazones fértiles en
noches eternas de primavera,
se atropellan los pétalos
borriqueros en la
última salida de la era.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.