Archivo de la etiqueta: Antonio Tocornal

Entrevista a Antonio Tocornal en Culturalia

portada LA LEY DE LOS SIMILARESHemos rescatado la entrevista que hizo el pasado mes de mayo Violant Muñoz a Antonio Tocornal, autor de “La Ley de los Similares“, para el programa Culturalia de Ona de Sants.

La Ley de los Similares es una radiografía clarividente de la generación que creció durante la transición española; un drama agridulce con personajes cercanos, espiados en su intimidad, y relatada con grandes dosis de ironía y de humor. Una novela inteligente que despliega la rara habilidad de provocar en el lector la más profunda de las reflexiones y rubricarla con una sonora carcajada.

“La Ley de los Similares” en Diario Córdoba

Aquí os dejamos con el artículo que salió en el Diario Córdoba el 7 de Abril con motivo de la presentación de “La Ley de los Similares“, de Antonio Tocornal, que tuvo lugar en el Círculo Lucentino.

Diario Córdoba (070413)

Así fue la presentación de “La Ley de los Similares”

ABC (22-03-13)

El pasado jueves 21 de Marzo tuvimos un nuevo acto de presentación de “La Ley de los Similares“, de Antonio Tocornal. Esta presentación tuvo lugar en Lucena (Córdoba), en el Círculo Lucentino.

El autor estuvo acompañado por Lola Martín (Responsable editorial) y por Mario Flores (Presidente del Círculo Lucentino y articulista de ABC en Córdoba). A continuación os transcribimos el discurso que realizó Mario Flores durante la presentación de la obra.

Tengo un banco reservado en una zona ajardinada donde acostumbro a sentarme a leer mientras, con el rabillo del ojo, contemplo a mi perra retozar en la hierba. Allí he leído La Ley de los Similares, en ese lugar comencé la singladura casi al mismo tiempo que Mariano Bermúdez embarcó en el buque Elvira rumbo a nuevos mundos. Y siguiendo la estela de su barco he ido navegando por las páginas del libro hasta llegar a puerto.
En la travesía, como he dicho, me acompañaba Becky, mi magnífica Golden Retriever, que es capaz de identificar en mí cuantas sensaciones despiertan los libros que leo junto a ella. Y leyendo La Ley de los Similares es cuando Becky ha podido captar en mí un mayor número de emociones.
El relato de la vida de Bernabé Bermúdez (que no es otra cosa que el relato de cualquiera de nuestras vidas), da para experimentar muchas sensaciones, según nos coloca frente a la soledad, la frustración, la impostura, la vaciedad en la que instalamos muchas veces nuestra vida. Con ese material, el autor podría haber optado por dinamitar el ánimo del lector  y reventarle las entrañas del alma. Pero Antonio Tocornal ha sabido conjugar con maestría las posibilidades que ofrece el sentido del humor para conjurar la desdicha.Y así, de este modo, el libro nos produce una abierta sonrisa en más de una ocasión. Ya digo que la variedad de sensaciones que despierta su lectura dan para cubrir un abanico. Y por eso tanto Becky me miraba circunspecta y preocupada cuando Bernabé arrastraba su alma por el suelo, como movía la cola y salía corriendo al observarme en actitud hilarante leyendo algunos pasajes de la historia.
Ese juego de las emociones que hace posible La Ley de los Similares es uno de los más logrados artificios del autor.
Sentado en el banco, leyendo a Antonio Tocornal, he tenido la sensación de releer al maestro, don Álvaro de la Iglesia. Y así como él supo burlar a la miseria que habitaba los años de nuestra posguerra española espolvoreando sobre ella su finísimo sentido del humor, así Antonio Tocornal ha sabido conjurar la aflicción de nuestra época con grandes dosis de sarcasmo que, lejos de resultar petulante, se convierten en un necesario solplo de aire fresco.
Pero también Becky pudo contemplar en mi rostro la relajación de los rasgos que tan magistralmente suele producir don Enrique Jardiel Poncela en mí, porque bien podrían ser suyos algunos de los pasajes de La Ley de los Similares. El dramaturgo no habría tenido empacho en desahogarse con alguna de las escenas que Antonio nos propone en su libro y que, haciendo también guiños a Álvaro de la Iglesia, nos ofrecen momentos tan deliciosos como estos:
«El día de la boda, en el altar, después de que el párroco oficiante le hiciera la pregunta crucial: «Virtudes, ¿quieres a Mariano como legítimo esposo y prometes serle fiel en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, todos los días de tu vida, hasta que la muerte os separe?», Virtudes se quedó muda y miraba alternativamente al sacerdote y a Mariano con seriedad y preocupación. Al cabo de unos minutos de incertidumbre y ante la expectación del público congregado, Mariano se acercó a don Severino, el cura, y le dijo unas palabras al oído.
El sacerdote negoció con él durante unos segundos. Don Severino no quería que desluciese el espectáculo de la boda de un feligrés pudiente, así que formuló de nuevo la pregunta con una variante: «Virtudes, ¿quieres a Bermúdez como legítimo esposo…?». A Virtudes se le iluminó el semblante, se le dibujó una sonrisa de alivio y contestó: «A Bermúdez sí».
―Diga «sí, quiero» ―repuso el cura, algo irritado.
―Que sí, que sí que quiero ―replicó ella.
―Pues no se hable más ―dijo el sacerdote―. Yo os declaro marido y mujer.»
 
Otro pasaje del libro, la escena en la que la familia Bermúdez rehúsa reutilizar el ataúd del padre incinerado (porque un ataúd es como un preservativo) bien podría haberse incluido en  la obra de Jardiel Poncela “Morirse es un  error”.
Y tampoco hubiera desencajado tanto alguno de los títulos de don Álvaro de la Iglesia como nombre para esta obra que hoy presentamos:
“Sólo se mueren los tontos”, “Los que se fueron a la porra”, “Una larga y cálida meada” o “Medio muerto nada más” hubieran sido títulos que habrían venido como anillo al dedo.
Pero como Antonio Tocornal es un hombre del siglo XXI, también se deja atrapar por ese género de literatura existencialista moderna que, combinando la reflexión vital con el absurdo, es capaz de ofrecernos algo parecido a un flotador al que asirnos para intentar comprender algo de esto que llamamos vida. Y aquí Becky se echa sobre el suelo y descansa mirándome con sus ojos de profunda melancolía; porque intuye a Murakami.
Si la ficción de Haruki Murakami se tiñe de surrealismo para explicar su particular visión de la vida, de la alienación y de la soledad, Antonio hace bueno el ejercicio de surrealismo que constituye el intento de explicar las relaciones humanas bajo principios homeopáticos. Todo un alarde de valentía del que Antonio sale indemne tras sumergirse en laberintos parecidos a los que transita Murakami en “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”.
La Ley de los Similares nos invita a la reflexión, nos hace sentirnos identificados con ese Bernabé que todos llevamos dentro pero, sobre todo, nos hace un favor al descubrirnos que la rutina y lo vivido hasta ahora pueden contener el paradójico rostro amable del flotador que nos salve.
Sólo discrepo con el autor cuando nos asegura que los buenos aficionados al jazz encuentran delicioso acudir a un garito para oir a los músicos apostando sobre seguro al interpretar conocidos standars. Algunos aficionados al jazz encontramos mucho más sugerente sentirnos sorprendidos por nuevas propuestas musicales.
Del mismo modo, La Ley de los Similares huye del relato standard para convertirse el algo mucho más arriesgado, en una propuesta distinta y original .
Por eso a Becky y a mí nos ha gustado tanto este libro.
Quiero agradecer a Antonio la oportunidad que me ha brindado al presentar su libro, presentación que, a buen seguro, no hace justicia a la calidad de su obra. Él sabrá corregir este desafuero y explicarnos mejor que yo qué es realmente La Ley de los Similares.
 
Querido Antonio, éste es tu libro, estos son tus lectores.
Son todo tuyos.

Presentación LucenaEntrevista Lucena

Presentación de “La Ley de los Similares” en Lucena

Invitación Córdoba (21-03-13)

El próximo jueves 21 de Marzo a las 20:00 horas tenemos una cita en Lucena (Córdoba) con “La Ley de los Similares“, de Antonio Tocornal.

El evento tendrá lugar en el Círculo Lucentino, situado en la calle Julio Romero de Torres 1, de Lucena.

El autor estará acompañado por Lola Martín (Responsable editorial) y Mario Flores Martínez (Escritor y Colaborador literario de ABC).

Al finalizar la presentación habrá una sesión de firmas por parte del autor.

Reseña de “La Ley de los Similares”

Nos hemos encontrado con una interesante reseña de la obra de Antonio Tocornal, “La Ley de los Similares” en el foro El Tintero, escrita por kassiopea. Ya que hay que registrarse para poder leerlo, os transcribo aquí la entrada, aunque os pediría que si podéis os registréis ya que es un foro de literatura muy interesante y sé que os gustará.

«Acabo de leer la primera novela de nuestro compañero Antonio Tocornal, estoy segura de que la seguirán muchas más. Es una obra que destaca por su gran calidad literaria y la recomiendo sin dudar a todos aquellos que deseen prosperar en esto de escribir o a quienes, simplemente, deseen disfrutar de una buena lectura. Además, es una historia de rabiosa actualidad, pues pone de relevancia las miserias de la sociedad en la que vivimos y, más concretamente, las de nuestro país. Cuando califico este libro de “obra de gran calidad literaria” que nadie piense, erróneamente, que la novela está avocada a un público intelectual, nada más lejos de la realidad. Precisamente ésa es una de las cosas que a mí me parecen más difíciles al escribir: conseguir que lo profundo fluya fácilmente ante los ojos del lector, tornándose tan cristalino como el agua más pura. Y eso es lo que consigue Antonio en esta novela; su saber hacer es tan grande que tamaña hazaña parece hasta fácil. Es un libro de calidad, pero de lectura muy amena.
En la sinopsis de la novela podemos leer:
La ley de los similares es una radiografía clarividente de la generación que creció durante la transición española; un drama agridulce con personajes cercanos, espiados en su intimidad, y relatada con grandes dosis de ironía y de humor. Una novela inteligente que despliega la rara habilidad de provocar en el lector la más profunda de las reflexiones y rubricarla con una sonora carcajada.
Pues bien, estoy de acuerdo, excepto en una cosa: la novela entera me ha invitado a reflexionar, paso a paso, escena a escena, pero en mi caso no ha habido carcajada que rubricara el final; me he descubierto sonriendo al tiempo que afloraba en mi interior un sentimiento de envidia muy, muy grande, enorme. Percibo que este libro es el fruto de un arduo trabajo y, también, de una inquebrantable pasión por las letras; desborda talento, pasión y dedicación por los cuatro costados. Mezclar todo ello, conseguir que todo fluya convenientemente (volviendo a la metáfora del agua), es muy, muy difícil. Antonio lo ha conseguido con matrícula de honor, de ahí ese sentimiento de envidia, y mi humilde admiración.
Personajes :
Los personajes reflejan a la perfección distintas caras de la realidad, porque está claro que todo depende del cristal tras el que se mira. Sin embargo, sin entrar en un análisis más minucioso que adelantara acontecimientos a los futuros lectores, me ha encantado la ironía de que aquellos personajes que en apariencia son más humildes, terminen siendo los más humanos e, incluso, los que destaquen por una inesperada erudición.Es el caso de Paco, el conserje, así como el del viejo comerciante de Venecia, aficionado escritor de palíndromos… ¡Qué personaje tan misterioso e interesante! Me he quedado con ganas de saber más de él. Otro personaje que me ha parecido interesante, del que pienso que podría dar para mucho más, es el de Charlie, el experto en cócteles.
¡Cómo he llegado a odiar a Álvaro! El típico adinerado sin escrúpulos, cínico y prepotente que cree que puede comprarlo todo con su dinero.y que disfruta humillando a los demás. Aunque bueno, a todo cerdo acaba llegándole su momento, con perdón de los cerdos, jaja… Pili, la mujer superficial por excelencia, junto con Silvia, flamante propietaria de dos pechos por los que su marido pagó 12.000 eurazos, menuda inversión. El caso de esta última aún es peor, puesto que siendo una mujer instruida e inteligente opta por desarrollar su faceta más frívola, desechando la intelectual.
La protagonista, Matilda, es su antítesis, así como Bernabé, el pusilánime tontolculo, antihéroe por excelencia, lo es de Álvaro.
Por cierto, el principio de la novela, que a la vez es la presentación del personaje de Bernabé, es impagable. Me parece genial la idea de representarnos al personaje a través de su primera micción matutina; una metáfora cojonuda de su vida. Me permito copiar un fragmento: “ahora, la suya era una meada conformista, la parábola lánguida de un funcionario quincuagenario y acomodado, dibujada por la fuerza de la gravedad con trazo fino, como la fuentecilla de un jardín barroco semiobstruida por el caliche.” Es una forma muy original, y sin duda efectiva, de apresar rápidamente la atención del lector, que enseguida conecta con la historia y comienza a empatizar con este personaje tan aparentemente patético y digno de lástima. A lo largo de la novela Bernabé se convierte en un personaje entrañable e inolvidable precisamente por ser un antihéroe.
Los hijos de Bernabé y Matilda representan a los jóvenes conformistas, carentes de ideales y valores,que prefieren relacionarse con amigos virtuales o que sueñan con alcanzar una posición de poder, sin importar lo que cueste ni sobre qué haya que pasar… Sin respetar siquiera a los propios padres.
Aunque la historia es dramática, el tono irónico utilizado y los numerosos momentos cómicos consiguen aligerar la atmósfera narrativa y lees la mayor parte del libro con una sonrisa en los labios. El autor domina el tono irónico, lo que no es nada fácil.
¡Lo que me he reído con el episodio de los sellos! ¿Estará basado en un hecho real? ¡Y la lata de galletas con su contenido! ¡Y con las prácticas con la piernecita del niño Jesús! ¡Y con el botafumeiro y el cabrero! ¡Anécdotas impagables!
Ya sé que me estoy enrollando mucho, pero quiero comentar una escena que me ha parecido muy interesante: cuando Bernabé encuentra al perro vagabundo. Ambos se miran, tristes, avergonzados, apaleados, luego apartan sus miradas y se apresuran a separarse. El perro se aleja y su sombra se alarga, crece, se refleja negra, muy negra, en los charcos de agua… Las sombras, las sombras que, irremediablemente, son parte de nosotros; las sombras de las que jamás podremos escapar. Una escena muy buena, repleta de matices.
Opinión personal:
La novela, en conjunto, me parece excelente, aunque hay una sola cosa que no me ha terminado de convencer. Se trata del capítulo 5, donde se nos explica en qué consiste la (absurda) ley de los similares. Comprendo que es una parte muy importante de la historia, de ahí el título del libro, pero creo que podría haberse recortado en extensión. Además, al encontrarme de repente con esta especie de ensayo, y es mi humilde opinión de lectora, he tenido la sensación de que el magnífico ritmo narrativo mantenido hasta el momento decaía, lo que es una lástima. Sin embargo, el ritmo se retoma sin problemas a continuación, lo que es genial. También me parece que el texto del artículo podría haberse diferenciado mejor utilizando comillas o letra en cursiva, para separarlo gráficamente del resto de la historia. Sí, he percibido que cambia el tamaño de la letra, pero ese cambio es mínimo. Según mi humilde opinión, el cambio se percibiría a simple vista si se hubiera utilizado cursiva. Aunque bueno, esto que comento es una nimiedad y se trata de una impresión mía muy personal. Tampoco me hagas mucho caso 
Como he dicho anteriormente, recomiendo su lectura al cien por cien. Espero que la disfrutéis tanto como yo y que, tras leerla, os animéis a dejar vuestras impresiones. 
Enhorabuena una vez más, Antonio»

Vídeo de la presentación de “La Ley de los Similares”

Ya tenemos disponible en nuestro canal de youtube el vídeo de la presentación que realizamos el pasado 15 de Febrero en Son Servera (Mallorca) de “La Ley de los Similares“, de Antonio Tocornal.

Fue un acto muy ameno y distendido en el que además de la firma de libros por parte del autor, nos desplazamos a la galería de arte C’an Dinsky donde pudimos disfrutar de unos vinos junto a la famosa coca mallorquina, exquisita, y de música en directo. Lo pasamos muy bien.

Presentación de “La Ley de los Similares”, de Antonio Tocornal

Invitación Mallorca (15-02-13)

Este viernes 15 de Febrero a las 20:00 horas tenemos la presentación de “LA LEY DE LOS SIMILARES“, de Antonio Tocornal. La presentación tendrá lugar en Son Servera (Illes Balears), en el Teatro La Unió que está situado en la Calle del Tren 3.

El acto será presentado por Pilar Sánchez y Lola Martín (Responsables de la Editorial). Al autor también le acompañará el escritor serverí Antonio Palerm. En palabras del propio autor, «La segunda parte del acto será más lúdica: nos trasladaremos a la galería de arte C’an Dinsky, a 20 metros del teatro, donde habrá música en directo: Marion Deprez, cantante de Room for Three. Tampoco faltará buena conversación, vino y coca para todos (Los de fuera de Mallorca, antes de que os rasguéis las vestiduras, buscad en Google “coca mallorquina”).
Si alguien quiere que el autor estropee la primera página del libro garabateando una dedicatoria y una firma, también habrá tiempo para ello».

Os esperamos a todos.