Los canallas no traen rosas sino espinas